La caída brutal del precio del petróleo ha hecho un daño enorme. La crisis española se va a quedar en un chiste comparado con lo que les viene encima como no suba el petroleo radicalmente.